Sobre el congreso

La cuestión del desarrollo sostenible se inscribe en marco de las relaciones entre naturaleza y sociedades. Según la ONU, que es en gran parte responsable de la aparición y difusión de este concepto en el mundo, se trata de implementar "un desarrollo económicamente eficiente, socialmente equitativo y ecológicamente sostenible”. La dimensión temporal es fundamental en la medida que se apunta a no comprometer la relación de las generaciones futuras con sus necesidades de recursos naturales. Pero los intentos de implementar el desarrollo sostenible a nivel internacional enfrentan el desafío de construir una integración positiva entre el crecimiento económico, la equidad social y la protección ambiental; desafíos adicionales y no menos importantes: cómo conciliar ese desarrollo con una política de reducción del desequilibrio Norte-Sur

En 2015, esta dificultad llevó a los países a acordar la necesidad de un financiamiento ambicioso, a formular la Agenda 2030 y a establecer 17 objetivos de desarrollo sostenible. El Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2018 [1] destaca el avance en varias áreas de la Agenda 2030: la disminución de la mortalidad materna e infantil, las prevenciones del embarazo adolescente y la baja del desempleo. Sin embargo, también se señalan las insuficiencias en otras dimensiones tales como la persistencia de la pobreza extrema, la marginalidad y el hambre (11% de la población mundial) y la falta de oportunidades de empleo decente para los jóvenes cuya tasa de desocupación triplica a la de los adultos. Las disparidades de género continúan: las mujeres dedican tres veces más horas que los hombres a tareas domésticas no remuneradas, los hombres ganan un 12,5% más que las mujeres y, si bien viene aumentando la participación femenina en las cámaras bajas, el porcentaje de mujeres diputadas en 2018 era solo del 23% en 45 países relevados. El 30% de la población mundial carece de acceso a agua potable y el 60% no cuenta con servicios de saneamiento básico (desagüe cloacal o cámara séptica). El 90% de la población urbana respira aire contaminado y las personas muertas por esta causa alcanzaron 4,2 millones en 2016.

En cuanto a la Educación, el objetivo planteado en la Agenda 2030 es: “Garantizar una educación equitativa e inclusiva de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos.” El Informe señala que la tasa de participación en la educación de la primera infancia y primaria alcanzó el 70% en 2016, registrándose las tasas más bajas en África y Asia occidental.  De acuerdo a las evaluaciones, el 58% de los niños y adolescentes no logran niveles básicos de desempeño en lectura y matemáticas.

Algunas de las preguntas que se plantean a la educación y la formación son las siguientes:

¿Cómo educar para procurar el desarrollo sostenible y qué cambios curriculares podrían favorecer su promoción?

¿Cómo integrar el desarrollo sostenible en la formación docente?

¿Qué dispositivos, prácticas y dilemas profesionales plantea la cuestión del desarrollo sostenible?

¿Qué tratamiento discplinario y didáctico se requiere para abordar las problemáticas ligadas al desarrollo sostenible?

[1] Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2018, ONU, 2018. Disponible en: Descargar

 

Buenos Aires

Del 8 al 11 de junio de 2020

Ver Programa
Dirección

Av. La Plata 82, Almagro, CABA

Ver Mapa
Contacto

Coordinadora: Camila Cosse

Email: support@amse2020.org